Ud. está aqui:   Inicio Noticias La Ciudad

Buscá en el Archivo de MasterNews

El plan de contingencia para un posible pico de coronavirus que armó el Gobierno con Kicillof y Rodríguez Larreta Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Lunes, 30 de Marzo de 2020 09:00
Es un programa coordinado de asistencia sanitaria con el hipotético caso de 2.500 contagiados leves, moderados y graves; prevén desde la atención en hospitales hasta la cantidad de médicos y enfermeros; la estrategia de comunicación y atención de urgencia
 
Por Martín Dinatale
 
Más allá de la extensión de la cuarentena obligatoria anunciada anoche por el presidente Alberto Fernández, el Gobierno junto con la provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires elaboraron un “plan coordinado de contingencia” que contempla la organización sanitaria del AMBA para el hipotética caso de una crisis de contagios de coronavirus que podrían ascender a 2.500 personas en su etapa inicial.
 
Este informe que aprobaron el presidente Fernández; el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y el gobernador bonaerense Axel Kicillof se terminó de completar el fin de semana, consta de 47 páginas y tiene un objetivo central allí detallado: “planificar el aumento de la capacidad instalada del sistema de salud en el AMBA y su correcto funcionamiento, de manera coordinada entre la Nación, la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos”.
 
El documento al que tuvo acceso Infobae prevé un escenario de crisis de la pandemia de 2.500 casos con internaciones leves, moderados y graves. Hasta anoche, el reporte oficial arrojaba un total de 820 casos de coronavirus y un total de 20 muertos.
 
Luego de intensas reuniones entre el Presidente, Rodríguez Larreta y Kicillof más una coordinación en equipo entre las autoridades nacionales y provinciales, se logró armar este esquema de contingencia que prevé cinco etapas de acción: los parámetros para el cálculo de casos y necesidades; los mecanismos disponibles para un aumento de la capacidad en el sistema de salud; la operación en sí con el flujo de atención, los protocolos a seguir y la operativa en logística; el esquema de comunicación a los ciudadanos y los próximos pasos a seguir en el caso de que la curva de contagios aumente.
 
En la evaluación del caso en que se presenten las necesidades para la proyección del peor día, los parámetros evaluados son que cada un millones de habitantes habrá 2.000 camas disponibles para casos leves de coronavirus, 400 camas generales de pacientes agudos y 150 camas para cuidados intensivos. Este cálculo se tomó en base a un supuesto de que haya un 5% de casos críticos, 14% severos y 81% leves.
 
El informe destaca que ante una población de 3,076 millones de personas en la CABA y 11,240 millones en la provincia de Buenos Aires, la cobertura sanitaria pública está capacitada para recibir 1 millón de personas en la CABA y 7 millones en el Gran Buenos Aires.
 
En este sentido, el documento señala que en el caso de un “parámetro para el cálculo de necesidades” ante un pico de casos de coronavirus en el AMBA se prevé que la Ciudad de Buenos Aires tendría disponibles: 150 camas de cuidados intensivos entre 25 días de internación, con un enfermero cada 2 camas y un médico cada 7 camas; en tanto para casos de coronavirus “generales” habría 400 camas para internaciones de 15 días con un enfermero cada 6 camas y en los casos “leves” habría 2.000 camas con 5 días de internación, enfermeros cada 40 a 60 habitaciones y un médico por cada hotel designado para estos casos.
 
En tanto, para la provincia de Buenos Aires se planifica para el conurbano unas 1.050 camas para los casos intensivos de coronavirus con 25 o más días de internación, un enfermeo cada dos camas y un médico cada 7 camas. Para los casos “generales” se prevé en el GBA 2.800 camas para 15 días de internación, un enfermero cada 6 camas y cuatro turnos diarios de médicos. Y para los casos leves del virus se contemplan 14.000 camas para 5 días de internación, un enfermero para 40 a 60 habitaciones y un médico por hotel designado.
 
El informe de contingencia para el AMBA sostiene por otra parte un “aumento de la capacidad del sistema de salud” que contempla para casos leves mayor disponibilidad de hoteles sindicales o comerciales y la instalación de centros de atención en salas de conferencia, microestadios, grandes gimnasios, pabellones industriales y centros comunitarios.
 
Hoteles y centros transitorios
 
En esta fase del programa se aclara en el trabajo realizado entre la Nación, la provincia y la Ciudad que los hoteles para recibir enfermos deberían contar con un mínimo de 50 habitaciones, estar ubicados en las zonas marco y micro centro y contar con ciertas normas básicas de seguridad e higiene. Así, se muestra una lista de al menos 20 hoteles disponibles en la CABA para unas 2.000 camas en tanto que en el conurbano hay contabilizados hoteles que podrían albergar hasta un total de 6.419 pacientes.
 
Para asistir a los casos leves ya se proyectan el Parque Olímpico de la Ciudad con una capacidad de 500 personas, 32 baños y 40 duchas, entre otras cosas.
 
Para los casos generales y críticos se prevé como soluciones posibles la incorporación de nuevas camas en hospitales, disponibilidad de camas por suspensión de operaciones programadas y la construcción de “hospitales de campaña”. Y para el caso de los efectores de la salud está previsto la suspensión de licencias o nuevas contrataciones de médicos.
 
En el caso de la ciudad se prevé para un caso de mayor riesgo 440 camas más para casos generales y críticos en hospitales porteños. De allí, habría 400 de internación general y 14 de cuidado intensivo. Y para el caso del conurbano se contempla en esta hipótesis de situación 77 hospitales provinciales con una capacidad de unas 800 camas.
 
El trabajo que elaboró el Gobierno con Kicillof y Rodríguez Larreta también tiene una proyección de obras sanitarias para los próximos meses. En abril se contempla la ampliación de los hospitales El Dique en Ensenada, Dubarry en Mercedes, Paraossien en La Matanza, el Melendez de Almirante Brown, el Hospital Samic en Cañuelas, el Leloir en Esteban Echeverría, el Hospital Militar de Bahía Blanca y la UPA de Punta Mogotes. Para mayo se contempla un cronograma de inauguración de obras en hospitales y guardias de Vicente López, San Martín, Tres de Febrero, La Plata, Mar del Plata, Moreno, Merlo, Junin, La Matanza y Berisso. En tanto que para junio se prevé la inauguración del hospital de Ituzango.
 
Para evacuar casos “febriles de urgencia” el Gobierno coordinó unidades febriles de atención y Unidades Transitorias de Aislamiento. También se prevé en esta fase de la pandemia un segundo nivel de atención en hospitales provinciales con unidades sanitarias móviles y guardias diferenciadas ante casos sospechosos de contagio.
 
En cuanto a equipamiento y recursos humanos el informe del Gobierno detalla que en la provincia de Buenos Aires hay 1.120 médicos, 2.000 enfermeros, 660 profesionales de la salud como bioquímicos, kinesiólogos o psicólogos y 800 del personal auxiliar de limpieza o logística. Todo ello hace una inversión de $180 millones mensuales y $1.300 millones en insumos.
 
En otro tramo del informe se contempla el “flujo de atención y protocolo” donde está previsto que la ciudad de Buenos Aires estaría a cargo de los viajes o traslados, la Nación de los cadáveres y para ello se esta trabajando en “grandes espacios en construcción”.
 
También se coordinó un trabajo en mesas de equipos de comunicación en las tres jurisdicciones, la comunicación directa para los residentes de cada lugar y el cumplimiento de la cuarentena estricta.
 
En este plan de trabajo acordado se previó reuniones diarias, Reuniones diarias, armado de agenda con temas prioritarios, intercambio de Protocolos, coordinación en temas comunes, reuniones operativas, reuniones ejecutivas y las reuniones del Presidente con los gobernadores.
 
En el anexo de este informe se prevén las características edilicias que deben tener los centros de atención sanitaria en medio de una emergencia y el armado de centros de aislamiento preventivos.
 
También en el final del informe se detalla cómo funcionó hasta el 23 de marzo el plan de argentinos repatriados del exterior. Este programa se sustentó también en cordinación del gobierno nacional, la Ciudad y la provincia de Buenos Aires. Desde el sábado este plan se frenó hasta tanto se equilibre la situación de crisis sanitaria interna que vive la Argentina.
El plan de contingencia para un posible pico de coronavirus que armó el Gobierno con Kicillof y Rodríguez Larreta