Ud. está aqui:   Inicio Noticias Nacionales

Buscá en el Archivo de MasterNews

El aumento de contagios y el miedo al colapso del sistema, abren la puerta de la cuarentena total Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Lunes, 01 de Junio de 2020 14:05
Dos altos funcionarios de Axel Kicillof anunciaron la posibilidad de dar marcha atrás con las fases del aislamiento preventivo. Entre los intendentes apoyan la medida por el temor a un colapso del sistema de salud. Este lunes, desde las 18hs, el Gobernador se reúne con Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta para iniciar una semana clave para el futuro del ASPO en la provincia de Buenos Aires
 
El inicio de la última semana del aislamiento social preventivo y obligatorio no fue el mejor para los bonaerenses. Vale recordar que, por disposición del gobierno de Alberto Fernández, la nueva fase se extiende hasta el 7 de junio venidero. En ese sentido, los próximos días la administración nacional evaluará la realidad de las provincias para continuar con la flexibilización del aislamiento. Sin embargo, para Buenos Aires el terreno se embarró.
 
En los últimos días, los aumentos de contagios y la llegada del virus a barrios vulnerables del territorio bonaerense, encendieron la luz de alerta en el gobierno de Axel Kicillof. En ese sentido, las primeras líneas de la gestión provincial ponen la mirada en la continuidad del aislamiento y es una posibilidad certera el regreso al aislamiento severo. Claro está, el temor pasa por el colapso del sistema sanitario.
 
Así lo graficó Nicolás Kreplak, viceministro de Salud bonaerense en declaraciones radiales. "Creo que estamos en una etapa de ascenso de la curva y que ahora es cuando hay que producir las medidas de contención que reduzcan la cantidad de casos”, sostuvo y no dudó en sentenciar: “hay que frenar e ir a que se mueva sólo la población esencial y que el resto se quede en sus casas, al menos en el Área Metropolitana de Buenos Aires, donde está la mayor cantidad de casos". 
 
"Es una epidemia en la cual uno debe ir avanzando y retrocediendo en función de lo que vaya sucediendo: cada día vemos cómo se achica el tiempo de duplicación y cómo se va saturando lentamente el sistema de salud; si no tomamos una definición que reduzca drásticamente la cantidad de casos, en semanas se va a colapsar el sistema de salud", advirtió el peso pesado de la cartera sanitaria bonaerense.
 
Las declaraciones del número dos del ministro Daniel Gollan encontraron el apoyo de la espada política del gobierno provincial, la ministra de Gobierno, Teresa García. "Creo que debiéramos seguir como estamos, porque ha crecido exponencialmente la curva en el Conurbano y además empezamos a tener casos en el Interior y eso preocupa: el virus está circulando y el tránsito de personas es lo que lo hace circular”, lanzó la funcionaria en declaraciones radiales.
 
De esa manera, señaló: “ojalá en estos días vaya mermando la cantidad de infectados y de contactos estrechos, para que eso permita tomar otra determinación, pero no me parece". 
 
"Hasta el día de hoy la situación está controlada, pero estamos muy al límite con el tema de la circulación; si las medidas tomadas el fin de semana limitan el tránsito de personas, quizás podamos seguir como estamos. Pero si eso no ocurre y el virus sigue circulando y multiplicándose geométricamente, vamos a tener que tomar otras medidas", adelantó la ex senadora bonaerense.
 
Incluso, el propio gobernador Axel Kicillof respaldó la línea que anunció el funcionario sanitario y fue respaldada por García. "No hay ninguna decisión tomada; el viceministro de Salud ofreció una opinión desde el punto de vista epidemiológico que obedece a una realidad. Para ponerlo en una regla simple de sentido común: cuanto mayor es la cantidad de contagios, más deben ser las restricciones". 
 
No obstante lo cual, Kicillof reconoció que no se realizó una evaluación “fina” y adelantó que por la tarde de este lunes se reunirá con el presidente Alberto Fernández y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. La cita comenzará a las 18hs en la residencia presidencial de Olivos.
 
Con dicho escenario, algunos jefes comunales del interior bonaerense y con bajos casos de contagios, dieron su apoyo. Por caso, el alcalde peronista de Carlos Casares, Walter Torchio, remarcó que la “mayor preocupación es no saturar el sistema de salud, sobre todo sabiendo que inevitablemente tenemos operaciones o personas que por otras circunstancias se descompensan y necesitan también del a Unidad de Terapia Intensiva" y agregó que "para eso necesitamos que la evolución y el crecimiento de contagios sea cada vez más bajo y aquellos que tengan carácter de gravedad también lo sean". 
 
La provincia ingresó en una semana clave y la posibilidad de descender de fase es una realidad que evaluarán con el gobierno nacional.
 
 
 
 
 
 
El aumento de contagios y el miedo al colapso del sistema, abren la puerta de la cuarentena total