Malelo Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Miércoles, 22 de Julio de 2020 19:34
Por Gerónimo Delgadino
 
Mas que pelotas de fútbol parecían calaveras–o al revés: Para esas caritas negras del potrerito o del lote de enfrente con sus madres que se llaman, Juana, por ejemplo negras y lavanderas, o blancas y costureras o al revés y el olvido de un padre ausente sin aviso…
 
Para esos santos descalzos en remeras en las cuatro estaciones, pisando escarcha o asfaltos hirvientes vendiendo diarios en las esquinas o en la puerta de algún hotel copetudo. Oficios más o menos seguros para aumentar los pesos ganados por Juana encorvada en la tabla de lavar, o el sueldo de albañil.
 
. ¿Cómo cumplir con el cuaderno y la pizarra cuando además hay que vender diarios, parar bolos en una cancha, lustrar zapatos, cuidar coches, repartir pan…?
 
En esa intermedia de canchas pobretonas de patadas como guadañas, de matar o morir para saltar a la primera, nace un Un Napoleón. Un nacido para relatar.
 
Un carácter.
 
Mil batallas –¡y por fin!– que venga la gloria que sin sospecharlo siempre, se acercaba a ese instante que "justifica toda una vida", como ha dicho Borges
 
Como aquella final tallada en el bronce o en el mármol: 16 de julio de 1950.
 
La final. Uruguay versus Brasil. David contra Goliat una vez más en el decurso de la Historia el gordo Malelo disputara uno de los encuentros mayores de su existencia o de ese decurso de la historia que el gran Malelo nos hizo vivir.
 
Con esa desaforada "VOZ" con esa visceral manera de crear esas especies de hologramas que uno puede incluso hasta palpar con sus relatos. La globa corre sin parar todo el tiempo como en las tribunas del Maracaná rugen doscientas mil almas verdes y amarillas, como demonios o caníbales.
Todavía en las tablas de algún escenario inventado no importa cual retumba la voz del Male. "MAMITA QUERIDA MAMITA QUERIDA!!!!
 
O como el Negro Jefe diria–No piensen en toda esa gente. No miren para arriba. El partido se juega abajo. Los de afuera son de palo. En el campo seremos once contra once. El partido se gana con los huevos en la punta de los botines.
 
Para nosotros querido Malelo la fe sigue tan intacta como el arsenal de gloria preparado por los alquimistas. Y te recuerdan aqui en mi corazon:
miles de banderas, miles de globos, milesde palomas en sus jaulas, listas para volar en triunfo hasta opacar al rey Sol.
 
Y fuegos artificiales para la noche. Tantos o más de los lanzados al final de una guerra…
 
Tu voz de gol multiplica las gargantas setenta veces siete. Tan brutal es el rugido, que todos palidecen.
 
Faltan diez minutos o cien dias ya nada importa.
 
En fútbol y según vayan las cosas, ES una eternidad…
 
La misma eternidad que te habrá de contener por siempre querido MALE.
 
Como siempre llevo como estandarte o como esas estampitas que nos refuerzan la fe o nos vigilan desde la billetera, tus concejos y charlas improvisadas al pie deun andamio o apoyado en su bicicleta sin que el peso de una escalera te disminuyera en lo mas mínimo tu pasión por el Fútbol. por el fobal como decimos acá. Cabezon, cabezon cabezon, pero escuchame cabezon ! me decia siempre interrumpiendo todo el tiempo porque su pasión lo desbordaba y al final todo terminaba en unas cuantas carcajadas.
 
Aquí y allá y en mi corazón y en el de los que te recuerdan nos encontramos en cada esquina en un instante mágico y como en esa final de Obdulio Varela le arrebataremos la copa de las manos al "mas campeón" de los campeones porq el triunfo es siempre de los bien recordados, por tu exquisita pasión por el sentido comun.
 
Quería recordarte Malelo y emparejar tu recuerdo a uno de esos grandes también de la vieja escuela. Te imagine relatando esa gran final. sabiendo que nunca seré del todo justo con esa imagen tuya.
 
Hasta las estrellas siempre querido Malelo Melián. Siempre.
 
Afectuosamente.
Geronimo Delgadino
Fortín Olavarria
Julio de 2020.
Malelo